La convivencia de las naciones, a propósito de Panamá

Sabemos que siempre han existido el Panamá transitista y el Panamá profundo

Independientemente de con cuál Panamá te identifiques, veo que el asunto es que cada cual quiere prescindir del otro, lo que constituye un Error. 

El Panamá transitista provee las estructuras y se proyecta al mundo, el Panamá profundo provee el alma, rescata el folkgeist.

Al excluirse, sucede como con esa lancha que tiene dos motores y los colocan en ambos extremos de la misma. Cada motor hala para su lado y la lancha se parte en dos.

La naturaleza transitista y la naturaleza profunda comparten el mismo cuadrante tiempo-espacio y buscar imponer la una a la otra nos acabará, de hecho nos está dividiendo como a la lancha. Y en el fondo, a la vez, cada uno de nosotros sea una mezcla de un ser transitista y profundo en distintas proporciones.

El cosmopolitismo del panameño es un valor que siempre nos rescatará del fundamentalismo y la intolerancia. Ese cosmopolitismo es vital para nuestras decisiones clave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s